Κυριακή, 5 Αυγούστου 2007

Pierce y la inferencia abductiva




La mejor manera de entender la inferencia abductiva puede ser compararla con la deducción y la inducción en relación con sus diferentes papeles en los procesos de descubrimiento científico:

" (...) no hay sino tres clases elementales de razonamiento. La primera, que yo llamo abducción (...) consiste en examinar una masa de hechos y en permitir que estos hechos sugieran una teoría. De este modo ganamos nuevas ideas; pero el razonamiento no tiene fuerza. La segunda clase de razonamiento es la deducción, o razonamiento necesario. Sólo es aplicable a un estado ideal de cosas, o a un estado de cosas en tanto que puede conformarse con un ideal. Simplemente da un nuevo aspecto a las premisas (...) El tercer modo de razonamiento es la inducción o investigación experimental. Su procedimiento es éste. Cuando la abducción sugiere una teoría, empleamos la deducción para deducir a partir de esa teoría ideal una promiscua variedad de consecuencias a tal efecto que si realizamos ciertos actos, nos encontraremos a nosotros mismos enfrentados con ciertas experiencias. Cuando procedemos a intentar esos experimentos, y si las predicciones de la teoría se verifican, tenemos una confianza proporcionada en que los experimentos que aún no se han intentado confirmarán la teoría. Yo afirmo que estos tres son los únicos modos elementales de razonamiento que hay" (CP 8.209, c.1905).

3 σχόλια:

(...) είπε...

Me acabo de quedar perpleja ante semejante explicación.
Lo pensaré.
;-)
((venía de una entrada posterior en la que se sugiere que el amor no entiende de razonamiento...))

Paz Tyche είπε...

oh la mente con sus infinitas raicillas imposibles de delimitar, infinito espacio oh sí, sin ni una sola esencia.

sds vertiginosos

Gabriel είπε...

Paz tyche: Es que en la mente está el universo completo, y quizás mas.
Un abrazo y gracias por tu visita.