Κυριακή, 5 Αυγούστου 2007

espacio ordenado




Durante el siglo XVII, los mapas de los caminos, los mapas militares y los mapas de las costas se amontonaron en los arcones y cajones de Europa. En Praga, Tycho Brahe creaba un mapa de los cielos; en los países bajos Hieronymus Bosch completaba su pintura del Infierno, tan detallada que también incluía un mapa de especies, una guía de todos los monstruos pestilentes de Europa. Es en este mundo de dibujantes y cartógrafos donde entra René Descartes y, como cualquier otro, tiene un mapa entre sus manos, una representación del mundo. El mapa cartesiano no está escrito en un pergamino o en un papel, tampoco está grabado en metal. Era y sigue siendo un mapa mental, y estaba inscrito en el plano euclidiano. Solo se le puede ver con ese ojo que es capaz de ver puntos sin dimensión, líneas rectas sin anchura y triángulos que no se doblan, ni se hunden, ni se pliegan.

de "Ascenso infinito", David Berlinski
Photo: G. M.

Δεν υπάρχουν σχόλια: