Τετάρτη, 12 Μαρτίου 2008

Otras Tierras



Photo: G. M.

Podemos ascender por encima de esta Tierra insípida, y contemplándola desde lo alto considerar si la Naturaleza ha volcado sobre esta pequeña mota de polvo todas sus galas y riquezas. De este modo, al igual que los viajeros que visitan otros países lejanos, estaremos más capacitados para juzgar lo que se ha hecho en casa, para poderlo estimar de modo real, y dar su justo valor a cada cosa. Cuando sepamos que hay una multitud de Tierras tan habitadas y adornadas como la nuestra, estaremos menos dispuestos a admirar lo que este nuestro mundo llama grandeza y desdeñaremos generosamente las banalidades en las que deposita su afecto la generalidad de los hombres.


Christiaan Huygens, Los mundos celestiales descubiertos, hacia 1690


9 σχόλια:

Roy Jiménez Oreamuno είπε...

Yo siempre me he imaginado estar fuera de la atmosfera terrestre y poder ver la magnificencia de este globo azul que surca el sistema solar, y que es parte de la gran bastedad del universo.

Debe ser algo maravilloso, así que no hay que ir tan lejos para poder entender cuanta belleza hay aquí y allá, en la tierra y en el cosmos.

Otros mundos nos observan, mundos que no han caído, nos ven perplejos de como vamos a resolver nuestro mundo, bello y conflictivo.
Saludos

Luna Magnética είπε...

La única manera de "contemplar" cada secuela del espacio es desde un punto lejano.
Recuerdo Muerte en Venecia de L.Visconti.
Un abrazo.


Adriana

Gabriel είπε...

Roy: Me gusta imaginar que en otros mundos hay quienes se plantean tus mismos nuestros mismos interrogantes.
Saludos.

...

Adriana: Que bella palabra "contemplar". Será posible esa lejanía desde el aquí y el ahora?
Un abrazo.

PD: Una vergüenza, no vi esa película.

pescador είπε...

basta mirar hacia arriaba, las estrellas nos miran con asombro, se lucen los elementos en nuestro planeta y sus hijos son sumamente destructivos, egocentricos y egoistas... un abrazote!

Princesa Dariak είπε...

Cruzar los portales celestiales, hacia los planetas habitados, desabitados de rostros, contrapuestos y plegados en los tiempos, espacios y vòrtices de energìa, desmembrar cada simbolo superfluo de un cielo ilusorio, para penetrar desde nuestros ojos cerrados en un sueño infinito, mas alla de todas las estrellas... a un tercer rècodo en donde nada es pregunta...

Abrazos de luz.

MaleNa . la porteña είπε...

Tendríamos que romper con ciertos conceptos de Empédocles, de Aristóteles y encontrar la quintaesencia.
Lo más fino de una cosa, lo esencial y más puro.

Bella imagen, casi cósmica.

Abrazo


Malena.

Gabriel είπε...

Pescador: Esa parece ser nuestra condena. El desafío sería entonces torcer el destino.
Abrazos libertarios, hermano.

...

Dariak: Qué agregar a tan poético comentario?
Abrazos de luz para vos, amiga guerrera.

...

MaLeNa: Deberíamos además romper con nuestras propias estructuras internas, no te parece, Porteña?
Y quizás, de ese modo encontremos una luz dentro nuestro, que ilumine lo esencial.
Te abrazo, siempre.

Abril Lech είπε...

Cuando entendamos -tal vez como propone Huygens contemplando nuestro mundo a distancia- que apenas somos átomos comecemos a estimar de modo real y a darle a cada cosa el peso que tiene y no el tamaño que nosotros arbitraria y ególatramente le asignamos.

Y tal vez en ese instante preciso comprendamos de qué se trata la felicidad.

Tan deseada.

Gabriel είπε...

Abril: Sería encontrar nuestra verdadera dimensión o perspectiva.
Recuerdo una tira de Mafalda, en la que Miguelito observaba su pulgar frente a la torre de una iglesia, comentando sorprendido que el tamaño del mismo era mayor que dicha torre.
Y Mafalda, creo, le contesta: Es que el dedo es tuyo, y te importa mucho mas que la torre.
Un abrazo.