Κυριακή, 17 Φεβρουαρίου 2008

Azar





El tema del azar no es sólo inquietante en el sentido cotidiano que le damos al significado de la palabra, sino que también lo es para la ciencia en sí.
Debemos coincidir que en una primera aproximación el azar para el científico es algo así como la capa de polvo de ignorancia de la que el hombre de ciencia se pretende desprender, o al menos reducir, a través de modelos científicos descritos con precisión por el estricto lenguaje de la ciencia que es la matemática. Esta idea es seguramente la que estaba en la base de las intenciones de los fundadores de la ciencia moderna, y que tal vez conoce su máximo esplendor durante el siglo XIX.





Esta visión del azar desde el punto de vista científico, lo coloca en la posición de antagonista del conocimiento que la ciencia pretende abordar. No en vano la intervención del azar en la naturaleza ha sido execrada como lo resume la antológica frase de Albert Einstein, “Dios no juega a los dados”, que refleja la clara posición de la que se hablaba en el párrafo anterior, acerca de que la naturaleza en sí evoluciona libre de azar, y que por lo tanto el progreso de nuestros modelos de la misma, nos llevaría finalmente a desprendernos de él.




Sin embargo, más allá de las convicciones de una de las figuras más prominentes del siglo XX, los más exitosos modelos científicos y aplicaciones tecnológicas no sólo incorporan en este siglo nociones de azar, sino que al hacerlo se obtienen resultados satisfactorios.
Tanto es así que la máxima recompensa al éxito científico, el Premio Nob
el, es recibido por Einstein paradojalmente, por sus trabajos sobre el “Efecto fotoeléctrico”, trabajando con el modelo cuántico, el primer modelo que por excelencia acepta el azar en su seno.
Tal vez bien se ha dicho por ahí, que si bien “OK, God don’t gamble... but human does if prize deserves it, and Einstein was human... and don’t you think a Nobel is worth enough!”.
De alguna manera es una forma de resolver la paradoja, el que no juega a los dados es Dios, pero los humanos no podemos resistirnos al juego, más aún cuando este nos provee de resultados satisfactorios.
Y en parte era la explicación que los científicos deterministas como Einstein daban para justificar el éxito de esas teorías, que sostenían, sino erradas, al menos incompletas, por lo tanto substrato de la limitación humana, que una vez superada exorcizaría el azar, y nos llevaría a la virtud divina de no jugar.





El problema planteado entonces es: El azar es debido a un conocimiento erróneo y/o incompleto de las leyes que gobiernan el universo, o es una propiedad esencial, ontológica, del mismo?
Los últimos estudios al respecto parecen indicar que esta última es la condición mas probable, que de hecho armoniza perfectamente con las leyes de la mecánica cuántica (de carácter probabilístico) y el principio de indeterminación de Heisenberg.


La definición adecuada del azar es un problema difícil, así como también lo es un tratamiento adecuado de la aleatoriedad. Podemos encontrar varios conceptos relacionados, pero no todos son intercambiables ni todos implican aleatoriedad:
  • Azar como encuentro accidental. Esta situación se considera azar porque los procesos que coinciden son independientes, no hay relación causal entre ellos, aunque cada uno pueda ser por su parte estrictamente determinista. Un ejemplo sería un eclipse que coincide con la entrada de un cometa en el sistema solar. Este tipo de azar es compatible con el determinismo de un mundo mecanicista.
  • Azar como desorden o como complejidad. Si una serie de números no puede obtenerse por un algoritmo más corto que la serie misma se considera que ésta es aleatoria. Si las matemáticas son creación humana este sería un caso de azar epistemológico, pero si son independientes de la mente humana entonces se trataría de un azar ontológico.
  • Azar como dice C. Monti. Es el conjunto de datos o información que no pueden ser medidos/a o decodificados/a por ningún sistema humano existente. Es Ausencia de causa.
  • Azar como proceso espontáneo, como puede ser la desintegración de un núcleo radiactivo concreto. Este tipo de procesos, con otros encontrados en la mecánica cuántica, no parecen deberse a ninguna causa externa.
  • Azar como proceso que carece de finalidad.




Bibliografía:
Gambling. El azar en la ciencia. Roberto Miglietti.
Física cuántica para filósofos. Alberto Clemente de la Torre. ( FCE)
Wikipedia.
Montajes: G. Lema
Photos: G. M.







17 σχόλια:

Tercer Jinete είπε...

Exelente!!!!
Solo eso ... EXELENTE tu blog

Abrazo de GOl

MaleNa . la porteña είπε...
Αυτό το σχόλιο αφαιρέθηκε από τον συντάκτη.
MaleNa . la porteña είπε...

Suerte que hoy suena Eno, para ayudarnos a ·decir. sobre el azar.
Gabu aún no tengo una conclusión sobre la ciencia-azar (si-no).

Puedo decirte que en arte es ampliamente aceptado, es más es casi bendecido.
Mirá que interesante.

AZ-HAR Morisco - Flor
AZAR Portugues - Mala Suerte
ATZAR Catalan - Suerte, Destino.
AZAR Castellano - Suerte, Destino.
HASARD Francés - Oportunidad, Ocasión
AZZARDO Italiano - Bravura, Empresa aventurosa
HAZARD Inglés - Riesgo, Peligro
HASARD Alemán - Juego
HAZARDZISTA Polonés - Jugador de profesión
AZART Ruso - La Pasión para el Riesgo


Te pido mil disculpas, por un coment tan largo, ilógico y anticientífico.


Abrazos van volando.

MaLe.

Gabriel είπε...

Marcos: Gracias viejo, tu visita siempre es bienvenida.
Un abrazo grande.

...

Malu: Quién tiene una conclusión?
Es mas, mi mas profundo deseo es que jamás se afirme que nuestro universo es determinista.
Que curioso que la palabra provenga del morisco y signifique simplemente FLOR.
Gracias por tu aporte, tus comentarios desde el arte y el alma siempre enriquecen.
Te abrazo, siempre.

Roy Jiménez Oreamuno είπε...

Sabes yo en lo personal no creo en el azar, creo que todo en la vida tiene una razón de ser y nada se da por casualidad.

Muy interesante tu post, y claro esto junto a las probabilidades pues creo que nos dicen claramente como pueden suceder las cosas con ciertas reglas y usando reglas para controlar cualquier experimento.

Saludos

mi despertar είπε...

Bueno como lo dijo Malú todo depende como se escriba,está en la persona que lo reciba lo sienta...para mi es ==destino==

Pierrot είπε...

Gabriel

Haces bien en indicar que detrás de la teoría del caos hay como una fractura o distorción generada al interior del propio desarrollo teórico de la ciencia entre el ideal de "claridad/causalidad" y la precisión matemática.

De hecho esto sucede, paradogicamente, cuando se admite (en el nivel subatomico para empezar) la influencia del observador en lo observado (el principio de indeterminabilidad de la materia). Este es el tema de la física cuantica de la que Einstein siempre se considero un padre esquivo.

Malena:
Gracias por las definiciones. Añadamos que el ideograma chino de crisis esta construido a la vez por el de oportunidad y peligro. Ya se sabe que el todo es mas que la suma de las partes.

Saludos desde Lima

Guillermo Lema είπε...

Gabriel: posibliemente con el "azar" suceda algo que -dentro de una línea foucaultniana- podría llamarse como un tema "problematizado". Que para el caso de la relación "ciencia-azar", esa puesta en relieve del conflicto surga del intento de la ciencia de llegar a negarlo. Como esta negación no la puede plasmar en "deaparición" del problema, entonces surge la "problematización" del mismo: es decir que se la pasan hablando de algo que quieren eliminar y no pueden. Si la ciencia no se empeñase en esto, el azar no desaparecería, pero sí dejaría de ser algo "problematizado" (que no es lo mismo que un problema). Algo así como la diferencia que surgiría de tomar el azar como algo que forma parte del conjunto. Dicho de este modo, también se evitan las palabras "natural" y "normal" que sabemos que llevan a situaciones difíciles cuando ciertas personas comienzar a hablar de lo que es "antinatural" y lo que es "anormal". Gracias por tu blog y por hacerme parte de él. Un abrazo
Guillermo Lema

Ana (...) είπε...

mmm bueno, yo parto del contexto en que tú dices que el azar no existe, y es que yo no estoy de acuerdo, de hecho creo justo en todo lo contrario.

Isa S.B είπε...

Azar todo traza...
o quizá el azar no sea más que la laguna de nuestra ignorancia.
Saludos.

Mariel Ramírez Barrios είπε...

Excelente el tema
me encanta lo que me enseña
las imamágenes geniales
simplemente
impresionante
-hoy la ciencia no niega nada; investiga todo,desde el momento en que utiliza ramndomizaciones,Chi cuadrado ,grupos testigos y doble ciego .Es una cuestión de concepto
normal es la mediana de la curva de Gauss.el percentil 50
la mayoría,no lo adecuado.
besos enormes

Gabriel είπε...

Roy: Creo que no se trata de creer o no. Simplemente es una propiedad de nuestro universo, por lo menos en lo que respecta a su aspecto material o físico, que es que el expongo. En los terrenos del alma, coincido totalmente. Nada es casual.
Saludos.

...

Mucha: Como le decía a Roy, en cuestiones del alma, el azar no existe. Hay causalidades, destinos, sincronías o como desees llamarlas.
Un abrazo y gracias por tu visita.

...

Pierrot: Gracias por tu aporte, especialmente al significado de la palabra crisis para los chinos, con su visión a veces antagónica, otras complementaria respecto de nuestra cultura fundamentalmente grecolatina.

...

Guille: Estos temas los discutimos mas de una vez y desde diferentes ópticas. Me tomé el atrevimiento de robarte las fotos de tus "objetos", nada azarosos, por cierto.
Un abrazo desde Baires a Oloumuc.

Gabriel είπε...

Ana: El azar existe solo como una propiedad intrínseca del universo material. En las cuestiones del alma y de la vida, seguro que no, por mas erráticos que sean nuestros sentires y quereres.
Un abrazo grande.

...

Isa b: Una laguna de nuestra ignorancia, buena definición.
Gracias por el palíndromo, no lo conocía.
Un abrazo, y gracias por tu visita.

...

Mariel: Interesante tu mención de las herramientas probabilísticas que la ciencia desarrolló para estudiar procesos azarosos o pseudo-azaroso.
Las fotos corresponden a "objetos" creados por mi amigo Guillermo Lema.
El mérito de las imágenes, por lo tanto, es suyo. Yo me limité a fotografiarlos.
Un abrazo.

Oak είπε...

Gabriel, siempre me pones a pensar. Cada vez que te leo, lo tengo que hacer varias veces.

El azar, producto de un accidente? mmm.... es interesante.

Dios no juega a los dados. Excelente posición. Yo preguntaría.

Azar o predestinación, se que no tienen relación directa pero no se porque me hacen pensar o mejor dicho colocarlas en la misma mesa.

un abrazo

Ανώνυμος είπε...

Nada es azar, ni casual, nada.
(aunque cantan por ahí, creo que Serrat "Es caprichoso el azar...")

Te abrazo az-har.


Malena (voy de incógnita, a veces me pasa con blogger) :*

pescador είπε...

el azar junto nuestros caminos en una pantalla de pc.. que mas prueba que nos fortifica y tonifica la vida a veces!
salud y A

Gabriel είπε...

Oak: Mil gracias por tu visita y comentarios, pero necesito decirte que no soy yo, si no las grandes ideas las que mueven nuestro pensamiento. Yo, humildemente amontono en este ricón aquellas que mas me inquietan.
Un abrazo.

....

Malu: Nada es az-har, lo sabemos, lo sentimos. Ni la parada mas grande de Blogger es capaz de detenerte, Porteña.
Un beso lleno de Azahares para vos.

....

Pescador: Tenés razón, hermano, brindemos por ello. Salud!