Τετάρτη, 1 Ιουλίου 2009

Laberintos II







El laberinto es un invento del antiguo Egipto, en la XII dinastía, que erigió el primero de ellos a orillas del lago Moeris. Esta peculiar construcción espacial fue adoptada por el imaginario griego y con este nombre fue bautizado el palacio del rey Minos en Cnossos, Creta. Según la tradición fue construido por Dédalo, cuyo emblemático nombre también ha acabado por sustantivarse.

Los significados simbólicos del laberinto son múltiples. El paso por el laberinto, por ejemplo, formaba a veces parte de los ritos de iniciación, como ocurrió en el caso de Teseo, simbolizando su recorrido el hallazgo del centro espiritual oculto a la vez que el ascenso de la oscuridad hacia la luz.





En el cristianismo, los laberintos representados en el suelo de muchas iglesias antiguas simbolizaban los meandros de la vida humana, con sus dificultades, pruebas y desvíos, y con la Jerusalén celestial en el centro. Para el psicoanálisis el laberinto puede ser interpretado como la búsqueda de un centro o como un símbolo del inconsciente.
El laberinto ha sido un tema literario para Borges, por ejemplo y, convenientemente estilizado, ha aparecido en el cine, especialmente en el policiaco y en el de ciencia-ficción.





Los mundos virtuales son laberintos formales y no materiales. El laberinto se opone al camino recto, expedito y obvio, pues es engaño y disimulo en sus itinerarios. Y el ciberespacio, bajo su apariencia de imagen-escena envolvente. esconde un laberinto que propone al cuerpo del operador con cada movimiento nuevas experiencias espaciales.





Pues cada iniciativa de operador no es mas que la exploración de una rama en un sistema informático arborescente, con diversas ramificaciones derivadas, como ocurre en la exploración del hipertexto. Pero el hipertexto, con su abanico de opciones arborescentes ante el operador, no hacía más que traducir, en lenguaje informático y con fines enciclopedistas, los caminos diversificados de un laberinto intelectual. La Realidad Virtual ha trasladado esta estructura informática laberíntica al campo de la sensorialidad y de la aventura topográfica.

Photos: G. M.






14 σχόλια:

Roy Jiménez Oreamuno είπε...

La vida en si es todo un laberinto, a veces no podemos encontrar nuestra propia salida, supongo y especulo que debe ser del inconsciente del ser humano, donde se empezó a crear los laberintos.

A mí me aturden los laberintos, con lo cual creo que a veces, los laberintos nos llevan a finales desesperados y a veces sin ninguna seguridad de poder salir de ellos.
Saludos

pelado1961 είπε...

Concuerdo con Roy en cuanto a que la vida misma puede ser consideradda un laberinto: uno avanza sin saber lo que hay a la vuelta de la próxima esquina.

Pero a mí no me aturden, me gustan (Borges tuvo mucho que ver en esto).
Y en particular, creo que el de la catedral de Chartres es fabuloso, pleno de significado.

Un abrazo.

Gabriel είπε...

Roy, como a Pelado, me atraen los laberintos. Esa sensación de perderse, si saber a ciencia cierta si encontraremos la salida, o si quiera si existe.

Pelado, tu mención del laberinto de la Catedral de Chartres, me intrigó, por que no lo conocía, hasta que dí con su imagen en google (otro laberinto)
Ahora esa imagen remata el post.

Muchas gracias a ambos.
Dos abrazos.

Cíclopa είπε...

Es curioso,
en ves de Laberintos leí Libertinos

(... es para pensarlo... Que quizás el laberinto no sea esa busqueda de una salida, como un enigma, sino todo lo contrario, es hasta casi como un nosotoros cuando nosotros solo somos el "yo", ese adentrarse en uno y ahí si que noy hay salida, pero si hay puertas...
No creo que la vida sea un laberinto, creo que la vida es una espiral, el laberinto es el sinónimo del "yo" a veces hermoso en cuanto a la búsqueda de libertades a traves de encierros laberínticos, a veces como sinónimo de sabiduria por la consciencia de estar recorriendo esos callejones entramados)

Cíclopa είπε...

vez* (error)

Gabriel είπε...

Nat, esto da para una extensa charla.
La vida es un espiral, seguro, si es que el tiempo existe (no estoy seguro)
Un abrazo, poeta

PS:Que "ves" el error

Cíclopa είπε...

El laberinto, eso tan lineal,
algo contradictorio (para mí) con la vida,
(el laberinto podría ser el ejercicio de una vida inmaculada que no explota del todo, sino que (se)entrena, pero no lo veo como vida). El universo está constituido por sistemas no lineales.
Yo creo que necesitamos lo no lineal, la espiral como modo de conocimiento, donde hay un intercambio, una fluidez de reencuentro constante y aprendizaje entre la cultura, las edades, los sucesos, todo. Un embudo a donde uno vuelve quizás dentro de unos años /sobre/, pero ya no es lo mismo /sobre/ y aprende de eso, de eso que quizás aprendió a los dos años pero con su manera de dos años.
Porque imaginate que cruel aplicar el aprendizaje lineal sobre la historia, (lo que hacemos -nosotros- y no las culturas indígenas) alguien debe darle el comienzo, hacer su relate vencedor, plasmar hasta una verdad, llegar hasta un punto en particular;
la espiral se comienza en cualquier parte...

Ya me fui del tema... Abrazo, basta.

Gastón είπε...

Es interesante el tema.
Parece que algunos creen que la vida es un laberinto y otros la ven como una espiral.
Yo me inclino a pensar que es como un tablero de algún juego de mesa (de esos donde, si te descuidás, retrocedés veinte casilleros!!!)

JSM Energía είπε...

me gusta como juegas con los colores, entre a tu blog y aun no puedo salir es como un laberinto

saludos

Gabriel είπε...

Cíclopa: Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.
PD: Basta, jaja!

Gastón, Jms Energía, muchas gracias por pasar.
Abrazos.

Vago Recuerdo είπε...

si oyen ecos lejanos soy yo
deambulo en sus pasadizos...
porque no quiero salir...

Un abrazo de GOl, (como el 3ª de Gimnasia a Rafaela)

Gabriel είπε...

Que grato encontrarte nuevamente ene este dédalo, Marcos.
Que sigan los GOles!
Un gran abrazo.

Pez Andante είπε...

Si uno sueña con laberintos.. está en problemas?

Salu2

Gabriel είπε...

Pez andante: Sí, pero vale la pena.
Saludos.