Κυριακή, 7 Ιουνίου 2009

Decoherencia







Más allá de las partículas, de los campos de fuerza,
de la geometría, del espacio y del tiempo,
hay un último elemento constitutivo de todo ello,
un acto aún más sutil:
el del observador que participa.



Wheeler/Zurek






Fue el físico cuántico John Wheeler quien dijo que "son necesarios los observadores para dar existencia al mundo" porque vivimos en un "universo de participación".

El mundo cuántico describe objetos que se encuentran simultáneamente en varios lugares a la vez. Para describir estos objetos, la física recurre a la superposición de estados cuánticos: es una manera de decir que las partículas elementales existen en varios estados superpuestos al mismo tiempo.

La duda surge a la hora de explicar el proceso que reduce esos estados superpuestos al estado concreto que nuestros sentidos perciben en el universo cotidiano. Porque es evidente que en el universo macrofísico los objetos se nos presentan en un estado concreto y no superpuesto.

Para W.H. Zurek y Dieter Zeh, entre otros autores, los así llamados modelos de decoherencia permiten explicar la ausencia de superposiciones en los estados macroscópicos de la materia, sin necesidad de una intervención determinante del observador.

Para cada observación hay que hablar de tres subsistemas implicados: el objeto (un átomo, una mesa, un gato), el aparato de medida (que permite localizar el objeto) y el entorno (o escenario) donde se desenvuelve el proceso.

La interacción de los sistemas macroscópicos con su entorno es lo que diluye la superposición de estados cuánticos, según los modelos de decoherencia. Es decir, si un pequeño sistema como es un átomo, puede ser aislado de su entorno para ser estudiado, en el mundo macroscópico ese aislamiento no es posible porque un gato (por seguir el ejemplo del experimento de Schrödinger) está demasiado adherido a su universo a través de unos intensos mecanismos de fricción, lo que impide observarlo sin su entorno inmediato.

Estas interacciones del gato con su universo inmediato son las que anulan los estados de superposición de los espacios cuánticos y dejan fuera al papel del observador que describía Wheeler como creador de realidad.



*


Sobre el cielo cuántico flota
como una nube inconsistente
la sonrisa del gato Cheshire
después de desaparecer la nada
durante un tiempo indeterminado
en el vacío de las maravillas.






7 σχόλια:

Roy Jiménez Oreamuno είπε...

Yo soy un asiduo observador de todas esas teorías matemáticas, de todos esos elementos del universo, de todo lo que se cree que hay y no esta probado.

Ahí observo y te digo, simplemente me maravillo.

En el más profundo universo, donde hay grandes vacios o galaxias en plena colisión, un gato puede saltar de un momento a otro.
Saludos
Saludos

Cíclopa είπε...

Un círculo de Sol
-sol sal de tí sal de mí-
arrancame ra
y me quedo de re mi
y sol
mi ojo
mi corazón de puertas siempre cerradas hacia su apertura.

Dame Sol
y te doy toda sal.
Sal de tí
Sal de mí

(me encantó la foto)
abrazo.

Gabriel είπε...

Roy, eso es lo bueno, siempre habrá un gato dispuesto a sorprendernos.
Un abrazo

...

Cíclopa: Mi Sol Re, bello y extraño acorde.
Gracias por tus palabras, siempre.
Un abrazo, poeta

pelado1961 είπε...

Aislar al objeto del observador es un tanto difícil.

Como diría mi abuela:

"No se puede estar en la misa y en la procesión al mismo tiempo"

Me parece que sólo Dios (si existe) puede ser "el observador perfecto", que no influye en los objetos de estudio.

Saludos.

Gabriel είπε...

Pelado: ¿Existirán devotos en estado de superposición?
Creo que su abuela era sabia.
Un abrazo.

Arha είπε...

el gato que araña mi interior

lo observa


y por tanto existe
de esta precisa, gratificante manera
su blog

un placer encontrarlo

Gabriel είπε...

Arha: Un placer su encuentro, aquí, ahora.
Saludos